Voluntariado

"Todos podemos ser voluntarios de ATENEU"

“Todo ocurrió en un instante. En un segundo cambió mi vida. A todos mis compañeros, también afectados, un accidente cerebro-vascular, un accidente de tráfico o laboral o deportivo les ha cambiado radicalmente su forma de vivir. Nuestra vida cotidiana se ha tenido que adaptar a nuestra nueva situación.
             
      Ese inesperado episodio dio un vuelco a nuestra existencia. En muchas facetas de la vida nos hemos vuelto, de golpe, más dependientes de nuestros seres más queridos y amigos. En nuestra Asociación somos muchos los afectados que esperamos que tú también nos puedas echar una mano. Tú puedes ser nuestro punto de apoyo.
             
      Tu tiempo puedes compartirlo con nosotros. Nos interesa a todos. Ser voluntario en nuestra asociación ofrece recompensas para ambas partes. No nos podemos permitir el lujo de vivir aislados unos de otros. ¿Por qué no habríamos de conocernos?
             
      En un momento. Sólo con llamar por teléfono podemos ser amigos. Basta con venir a vernos para saber el uno del otro. Es una oportunidad para ser mejores y para construir una sociedad más solidaria. Ateneo necesita de personas como tú dispuestas a arrimar el hombro. Hay que hacer frente al Daño Cerebral Adquirido. Mejor contigo que sin ti. En un instante, si lo deseas, podemos cambiar nuestras vidas a mejor. Te esperamos”.

Programa voluntariado

En el Programa de Voluntariado, y desde la coordinación del mismo, se ha tenido en cuenta que el/la volutari@ actúe en el conjunto de actividades de interés general, desarrolladas por personas físicas, siempre que no se realicen en virtud de una relación laboral, funcionarial, mercantil o cualquier otra retribuida y que reúna los siguientes requisitos:

  • Que tenga carácter altruista y solidario.
  • Que su realización sea libre.
  • Que se lleven a cabo sin contraprestación económica.

Por lo general tendemos a perder de vista que la actividad del voluntariado es un instrumento para conseguir un fin. No es un fin en sí misma. No podemos olvidar que el voluntario es un transformador social. Nunca debe convertirse en mano de obra barata ni suplir la labor de un profesional ni someterlo a numerosas horas en cada actividad que se realice.

Una de las conclusiones a la que hemos llegado, a raíz de las actividades realizadas, es que las personas voluntarias han aportado:

  • Parte de su tiempo libre.
  • Apoyo en la ejecución de actividades y servicios que sin ell@s no se llevarían a cabo.
  • Dinamismo.
  • Compromiso.
  • Responsabilidad.
  • Sensibilidad ante el colectivo.
  • Contacto directo.
  • Cariño, afecto, cercanía.
  • Implicación.
  • Motivación.

En la acción voluntaria, las dos partes salen beneficiadas y el movimiento asociativo aporta “riqueza” a las personas que participan como voluntarias.