MUCHOS AFECTADOS, MUY POCOS RECURSOS

El Daño Cerebral Adquirido afecta al cerebro de la persona y golpea el corazón de la familia, pero su carácter emergente, su incidencia, prevalencia y la severidad de sus consecuencias sanitarias, sociales y económicas sacuden a la sociedad.
Según el observatorio de la discapacidad, en 2008 en España vivían 420 mil personas con DCA, de las cuales 56 mil viven en la Comunidad Valenciana. A estas cifras deberemos añadir los casos que han sobrevivido en la última década, ya que cada año se dan 104.701 nuevos casos. El 78% de los casos tuvieron su origen en un ictus y el 22% restante en traumatismos craneoencefálicos y otras causas.

Tipo de discapacidad

99.284 por accidentes cerebrovasculares, 4.937 por TCEs y 481 por anoxias Las personas con Daño Cerebral Adquirido en España, informe que realizado por FEDACE con la colaboración del Real Patronato sobre Discapacidad durante el año 2015;

En palabras del Defensor del pueblo: Las implicaciones personales, familiares y sociales del daño cerebral sobrevenido alcanzan una gran trascendencia, por el carácter mixto de las secuelas discapacitantes que provoca al afectar las funciones superiores.

Socialmente nueva, desconocida y parcialmente oculta, esta discapacidad plantea desafíos de colaboración e innovación al combinar tanto problemáticas de salud como sociales.

El principal problema radica hoy en día en cómo el sistema sanitario alcanza una alta eficacia en las tasas de supervivencia, salvando vidas en su aspecto biofísico, sin que los poderes públicos (sanitarios y sociales) hayan dispuesto de forma coherente servicios de rehabilitación y sobre todo de integración social a medio y largo plazo, incluyendo a las familias. Esta paradoja se concreta en la expresión familiar, “se salva la vida, ¿y ahora?”.

“Daño cerebral sobrevenido en España: un acercamiento epidemiológico y sociosanitario.” Informe del Defensor del pueblo. Madrid, 2005.

 

Datos clave

Recursos de atención al daño cerebral
De acuerdo con la información recogida en nuestro inventario de recursos de atención al daño cerebral (a fecha de junio de 2017), para una población de 420.000 personas con daño cerebral existen 92 recursos de rehabilitación específicos para un total de 4.33 plazas. 1.339 de estas plazas son concertadas, 2.242 privadas y 751 públicas.

Desde Aten3u Castelló, entendemos que hacer frente a esta situación requiere de la colaboración de todos los agentes implicados en cuatro áreas principales:

  • Prevención
  • Sensibilización
  • Diálogo civil
  • Gestión del conocimiento.