Afectado

Con independencia de la causa que afecta a nuestro cerebro, las personas con DCA sufrimos secuelas que en mayor o menor medida suponen un déficit en el funcionamiento ordinario de nuestros cuerpos, nuestras mentes y nuestras vidas. Estas alteraciones de la normalidad se convierten en discapacitantes cuando no reciben una respuesta biopsicosocial adecuada. La atención básica, terapéutica, ocupacional, con carácter ininterrumpido y especializado, es imprescindible para prevenir el agravamiento de las consecuencias y alcanzar el máximo nivel de funcionalidad posible.

La normalización de nuestras vidas pasa por alcanzar una auténtica inclusión social: disfrutar de nuestros amigos, de nuestra familia, de nuestro trabajo, de independencia económica y vital, de nuestro entorno y de libertad de elección. Alcanzar una vida digna y la plenitud de nuestros derechos como ciudadanos requiere el respeto a nuestra voz y la prestación de apoyos para que sea escuchada.

Esta filosofía sustenta la labor que se realiza en ATEN$U y el despliegue de servicios que hemos venido desarrollando a lo largo de estos años. Nuestro trabajo está en continua revisión, guiados por el convencimiento de que tenemos mucho que aprender y queda mucho por mejorar.

En este sentido, en nuestro centro estamos introduciendo una nueva metodología de trabajo, “la planificación centrada en la persona” (PCP). Con esta nueva metodología, la persona a la que se dirigen los apoyos, debe ser la protagonista del proceso, por lo que se denomina “persona central”. Se usa este nombre porque es esa persona quien debe dirigir su vida, tener un papel activo y ser escuchada. En la PCP se trabaja para que cada persona tenga su proyecto de vida y pueda cumplirlo, con el apoyo de los que le rodean y con la colaboración de su grupo de apoyo. La aplicación de la PCP implica un cambio importante en el funcionamiento tradicional, por lo que debe ser implantado de forma progresiva. Para apoyarnos en este proceso utilizamos la herramienta www.miradasdeapoyo.org, de la Fundación Adapta.

“La esencia de la PCP es escuchar de forma cercana los corazones de las personas…e imaginar con ellos un mundo mejor en el cual se sientan valorados, que contribuyan y pertenezcan a este mundo”. (Mount, 2002)